Seguidores

Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 21 de septiembre de 2008

REBECA FRENTE AL ESPEJO



Rebeca Cortés Álvarez, se levantó una mañana con el aire tibio y el tiempo lluvioso, se paró frente al cristal de su ventana, cruzándose la bata de nylon color guayaba y desenredándose con los dedos su cabello negro azabache; siente cómo la lluvia moja su cuerpo a través del cristal, suspira hondo reconstruyendo en su memoria las caricias y los besos de un amor sacrificado. Una sombra de arco iris se va perdiendo junto con la lluvia y su cuerpo se ha secado.

Rebeca mira su reloj –podría meterme en la cama y dormir un poco más- piensa –si es lo mejor, de las diez a las doce esta bien-. Entra en su habitación, antes de ir a la cama se para ante el espejo quitándose la bata; se encuentra con Raquel, que la mira examinándole cada parte de su cuerpo, Rebeca siente vergüenza de si misma y se tapa con la bata de nuevo. ¡Qué, de dónde tanto recato!- le dice Raquel, -es que... No, que ya no es lo mismo-. Responde Rebeca. –Ya entiendo, es tu conquista-. No es solo una conquista, es amor de verdad, es... –Ya, ya todos son amor de verdad, todos te hacen lo mismo, unos más o menos, pero todos lo mismo- continúa Raquel –Si, eso decía yo pero...- Rebeca siente un escalofrío y pasa sus manos por cada parte de su cuerpo reviviendo esos momentos de verdadero éxtasis, esos momentos que le enseñaron como amar y cómo sentirse amada. Una lágrima resbala por su mejilla. -¿Sabes? Dice –nunca podré ser Rebeca Cortés Álvarez, esto está muy claro. Tengo que seguir siendo la misma, Raquel; así es como me conocen-. Rebeca se da la vuelta y se mete en sus cobijas para soñar su amor.
Zepi.

No hay comentarios: